?En que creen quienes nunca creen en el apego?

© Chuchi Gonzalez. | 2 diciembre, 2010 2 diciembre, 2010 | Amor

Cuando el apego es solo una tarjeta de felicitaciones.

Demasiadas chicas estamos ilusionadas con el amor, con la comunicacion que hemos acabado o que sonamos tener un dia…

Diferentes dicen no fiarse en el amor, que son vanas ilusiones, que el amor no encontrari?s.

Aunque, ?por que no creen en el amor? ?Podrian ponerse algo de justificacion? Desplazandolo hacia el pelo si alguien nunca cree en el apego, ?en que cree?

Somos un cumulo sobre experiencias, todo lo que nos acontece nos posibilita actuar. Accion u omision forman pieza de nuestras elecciones, desplazandolo hacia el pelo sobre adoptar partido por lo que queremos de nuestra vida.

Cuando las experiencias en el terreno amoroso no han sido satisfactorias y no ha transpirado hemos “sufrido” los avatares del acontecer amado, vamos creando la costra en la alma y tejemos pensamientos menos optimistas respecto de el apego.

Hay mujeres que creen en el amor igual que la alternativa de vida, otras que lo rechazan. En caso de que creemos en el apego, ?En que creemos?

Se dice que las seres humanos solo tenemos dos emociones panico y apego; claro, seguidamente Hay vastedad sobre sinonimos Con El Fin De referirnos a exactamente lo. Los psicologos establecen que podri­amos pararnos en el origen del Amor o del panico, que podri­amos oscilar de un tema al otro; aunque que definitivamente No debemos quedar en los dos al exacto tiempo.

Asumo que quien no cree en el amor , no cree por motivo de que nunca elite singles posee experiencias positivas al respecto. Cuando digo positivo deseo aseverar que no goza de la sensacion sobre ganancia, de nunca lograr vincular un episodio sobre su vida con un extra, o valor junto que el amor supiera darle. Sera que en las primeros anos de vida nunca lo recibio sobre sus padres; su contexto familiar ha sido frio desplazandolo hacia el pelo distante; o en la adolescencia /adultez ha vivido traumaticas relaciones.

Es decir, quien no cree en el AMOR, esta parada en el PANICO; en un punto oscuro que prediga limitaciones, que nunca dejar engrandecerse, avanzar y correr riesgos. De una u otra forma seri­a un sitio de “cuidado y proteccion,” el temor se instala en la mente Con El Fin De “defendernos” sobre una cosa que puede acontecer.

En caso de que vivimos observando la trato con abusos fisicos desplazandolo hacia el pelo mentales; asi­ como nuestros padres o madres nos ensenaron que eso era amor, lo repetiremos en nuestras relaciones; porque hemos sido amamantadas con esas creencias. Partir de ellas implica una enorme fuerza interior. Lo mismo sucede cuando sostenemos relaciones tortuosas sobre pareja; en donde el hombre miente, humilla, lastima, la asi­ como otra vez ; inclusive que la desilusion se hace pulpa. Y decimos ?Basta, ya no quiero reconocer a ninguna persona! ?el amor me hace agravio!

Sin embargo escucha muy bien amiga, el amor nunca hace eso; eso nunca es amor, es una energia vigorosa sobre entusiasmo; un encantamiento, sin embargo nunca seri­a apego.

El apego resulta una energia ideal, que respeta, que produce, que crea, desplazandolo hacia el pelo multiplica. Cuando uno ama en honestidad emocional y no ha transpirado recibe el similar tratamiento, fluye, vibra, siente.

Cuando “no creemos” en base a modelos experiencias nos estamos “protegiendo” sobre lo que pueda suceder.

Es imperioso conocer que lo que hemos acreditado “no fue amor” . El amor es una diferente cosa.

Quizas excesivamente pocos conozcan el amor; creo que seri­a un encuentro magico y unico; igual ocasii?n necesitemos avanzar y rodar de prepararnos anteriormente sobre iniciar la maestria del apego.

Cuando tememos nos alejamos de lo que anhelamos; permanecemos esclavos a la chachara interna que nos dice “No, no te muevas; te puedes caer, te puedes lastimar”.

Encerrarnos en una burbuja de sanidad puede ahorrarnos algunas heridas, pero Ademi?s abundante alegria.

En caso de que la practica te ha ensenado, deberias encauzarte a “volver empezar”, desprovisto omitir lo aprendido.